Comparar listados

Aprende a limpiar tu ducha o bañera

Aprende a limpiar tu ducha o bañera

Quizá el plato de ducha o la bañera sean algunas de las partes del cuarto de baño que más se ensucian y que se deban limpiar más a menudo. No es para menos, teniendo en cuenta que esta es la estancia del hogar que más bacterias puede acumular. Ahora bien, quizá que te parezca un engorro limpiar constantemente la ducha. Por este motivo, hemos querido ayudarte y ofrecerte cinco sencillos consejos que podrás poner en práctica justo después de ducharte para tener un cuarto de baño impoluto, y así no tener que estar constantemente limpiándolo. ¡Toma nota!

  1. Aclara la ducha o la bañera antes de salir de ellas. Si tú te aclaras para eliminar todo el jabón que llevas encima, ¿por qué no hacerlo también con el plato de la ducha y las mamparas? Utiliza la alcachofa para eliminar los restos de los productos que hayas utilizado, ¡y no te olvides de las esquinas! Así lo que conseguirás es que ese jabón no acabe dejando marcas o molestos pegotes.
  2. Elimina el exceso de agua con una espátula o bayeta. En cualquier tienda podrás encontrar una pequeña espátula o una bayeta de microfibra para eliminar las gotas de agua una vez acabes de ducharte. De esta manera tu bañera o ducha no se llenarán de cal y las mantendrás limpias durante más tiempo que si dejaras que el agua se seque por sí misma.
  3. No olvides las juntas y los raíles. Cuanto más empeño le pongas a esta limpieza periódica, mejores resultados obtendrás. Si incluso eliminas el jabón y el exceso de agua de las esquinas, conseguirás que aparezca el odioso moho y el mal olor que acompaña a este. Pon atención en las zonas donde haya silicona y en los raíles de la mampara. ¡Para presumir de cuarto de baño, hay que ponerle empeño a la limpieza!
  4. Emplea un trapo de microfibra para un secado perfecto. Como te comentábamos anteriormente, la microfibra debe ser tu perfecto aliado en la limpieza. Seca a conciencia los grifos, las paredes e incluso los envases de champú y otros productos que hayas utilizado. El objetivo es que todo esté siempre reluciente y para ello hay que dedicar algo de tiempo al secado.
  5. Ventila el baño todos los días. No olvides que es crucial que corra el aire, y mucho más después de ducharte (independientemente de la estación del año). Esto impedirá que la humedad y el moho proliferen en tu cuarto de baño y el aire esté mucho menos cargado. Evita que la puerta o ventana estén siempre cerradas y deja que el aire circule.

Para acabar, si quieres un consejo extra, apuesta por una mampara antical. No son excesivamente caras y conseguirán que acabes de una vez por todas con las molestas marcas blancas. Recuerda que igual de importante que la limpieza de la ducha, es el cuidado del espejo, inodoro o suelo. Consulta nuestro blog si quieres conocer más consejos acerca de la limpieza o la decoración de tu hogar. De hecho, incluso puedes llamarnos o mandarnos un mensaje si tienes algún tipo de duda.

Artículos Relacionados

¿Qué deberías tener en cuenta antes de comprar una vivienda?

Sabemos que tienes muchas ganas de comprar una vivienda, ya sea una casa o un piso, y poder...

sigue leyendo

5 sencillos consejos para ordenar tu armario

Ordenar el armario de tu habitación puede convertirse en una tarea realmente compleja si no la...

sigue leyendo

Centro o periferia: estas son las claves

Es probable que estés pensando en alquilar o comprar una vivienda. La oferta existente es muy...

sigue leyendo

Únete a la discusión

tres × 3 =